¡Todo acerca del Aikido en México!

El Aikido es un arte marcial bastante actual, cuyo objetivo principal gira entorno a la búsqueda de la armonía interior y también social. De ahí su nombre, que traducido al castellano adopta varios significados como “el camino de la armonía vital” o “el camino de la armonía con la energía vital” … Entre otras muchas traducciones que podemos encontrar dentro del término Aikido. Como podemos observar este arte marcial traza su camino por un mundo muy armonioso y espiritual, buscando la paz interior.

El creador de este arte marcial conocido como Aikido se llama Morihei Ueshiba, que definía de al Aikido como “el arte de la paz”, intentando transmitir a través de él, el amor. Asimismo, lo consideraba el camino que lleva al interior de nuestra alma para unificarlo con el espíritu del universo para llevar a cabo el propósito que se nos asigna en la vida ayudándonos a situar en nosotros el amor y la armonía por todo en el entorno.

La diferencia más notable entre el Aikido y otros tipos de artes marciales es que, aunque todos los tipos de batallas buscan un triunfo impoluto sobre el oponente de una manera poderosa, el Aikido aún se esfuerza por lograr finalmente la defensa y resolver los conflictos, infringiendo el mínimo de daños posibles, intentando incluso no causar ningún tipo de sufrimiento al contrincante.

¿Aikido?

Historia del Aikido.

Todo acerca del Aikido en

La segunda guerra mundial inspiro a su creador para el desarrollo del Aikido. Este arte marcial además de ir más allá del progreso para poder defenderte a ti mismo trabaja en crear una armonía entre los elementos metafísicos, religiosos y culturales, destacando sobre todo aquellos que provienen del “Budo” (es decir, el camino del guerrero) que como ya comentamos tiene como finalidad alcanzar la armonía entre nuestra persona y todo aquello que nos rodea.

El resultado de la evolución y adaptación de diferentes técnicas de diversas escuelas de esgrima japonesa, lanzas y defensa con las manos vacías… Entre otras muchas ayudaron a su creador para ir formando un arte marcial de lo más diferente. Su fundador fue un erudito y se acabó convirtiendo en un profesor certificado para varios de estos métodos de combate.

Desde la década de 1950, debido a la influencia de Occidente en Japón después de la segunda guerra mundial, el Aikido se ha convertido gradualmente en una de las artes marciales actuales más populares, gracias a la herencia que dejo su creador, los alumnos acabaron por convertirse en maestros y practicantes occidentales. El Aikido es el primer arte marcial que acabo siendo autorizado por el gobierno de coalición para practicar en Japón una vez acabada la segunda guerra mundial.

El Aikido proviene de algunas técnicas de lucha esgrimidas por los samuráis cuando se vieron obligados a proceder sin blandir sus armas básicas, catanas o espadas japonesas. Esto puede suceder cuando su código de conducta no les autoriza a utilizarlo, como cuando tienen que enfrentarse a no samuráis mientras realizan más funciones policiales, o cuando tienen que seguir luchando en situaciones de combate, en estas ocasiones al no tener extensiones gracias a sus armas utilizaban sus piernas a modo de extensión.

Sin olvidarnos de que cada sucesor de una familia samurái puso sus manos sobre la espada samurái a la edad de cinco años (como es evidente la primera de todas estaba fabricada en madera, posteriormente hecha de metal sin filo y finalmente afilada), por lo tanto, el samurái llevara a cabo una lucha de cuerpo a cuerpo, haciendo uso únicamente de sus manos y sus piernas.

Es muy importante conocer que el tipo de valla que se desarrolló en los dos siglos y medio antes de que Japón se viera obligado a abrirse al mundo en 1853. Esto fue causado por la llegada del general de brigada estadounidense M. Perry a la costa de Japón. de. Es una demostración clásica de diplomacia de cañoneras.

La esgrima característica de aquellos años dejo de ser típica en los combates feroces. Dejando atrás las cargas de caballería, ni armaduras, ni escudos, ni oleadas de samuráis hacia la muerte. Lo que existía en ese período era un conflicto limitado entre clanes o duelos individuales, es decir, los samuráis se enfrentaban a sus oponentes cuando estaban desprotegidos mientras usaban espadas como escudo. Prácticamente tuvo que transformarse por la fuerza.

Estructura del Aikido.

Todo acerca del Aikido en

El arte marcial del Aikido sigue una estructura específica para el desarrollo de su actividad, como en todo deporte se comienza por el calentamiento, que, en este caso, alcanza un alto nivel de protagonismo durante las sesiones, con un objetivo claro de preparar el cuerpo, no solo a nivel corporal sino también a nivel mental para comenzar con la actividad.

Un buen calentamiento direccional evitará posibles daños, y se debe intentar utilizar la estimulación para optimizar la motivación para alcanzar la meta, de modo que el sujeto pueda participar en la actividad psicológicamente también. El tiempo que puede durar el calentamiento varía mucho, pero por lo general suele girar en torno a unos diez o quince minutos.

Una vez realizado el calentamiento, el Aikido comienza por una parte principal que es prácticamente la sección más intensa de la actividad. Se desenvolverán definiciones típicas, demostraciones, habilidades e hipótesis de acciones de esta conferencia, con especial atención al desarrollo de los métodos utilizados durante la práctica de este arte marcial, y por supuesto en conjunto con un grupo de participantes.

Generalmente, todos los cursos comenzarán con la memorización y el fortalecimiento de las lecciones, ya que, aunque a veces los conocimientos teóricos se infravaloran en este caso adquieren mucha importancia. Normalmente las sesiones de esta parte del Aikido duran en torno a la hora, ya que lo ideal es disfrutar del ejercicio y no sobrepasarse consiguiendo incluso eliminar cualquier tipo de pasión dirigida a este deporte. No debemos olvidar que independientemente del deporte practicado, debemos hacerlo por pasión y amor a él, de esta manera conseguiremos los mejores resultados durante los entrenamientos e incluso durante las competiciones para aquello que se deciden a entrar en el mundo de las competiciones.

Una vez terminada esta parte, se prosigue por la vuelta a la calma, consiguiendo llegar a la relajación. Quizás es una de las partes favoritas de todo jugador de Aikido, ya que este momento es aquel en el que debemos bajar la frecuencia cardiaca a los niveles cotidianos y habituales, además de conseguir la relajación completa de los músculos. Esto se puede conseguir a través de algunos estiramientos parecidos a los anteriores hechos antes de comenzar a practicar dicho arte marcial.

Una vez conseguido este objetivo, la persona que entre al grupo realizara una pequeña evaluación para averiguar el nivel de satisfacción en cuanto a las metas conseguidas. Como todo es un proceso, y el Aikido no es la excepción, es un deporte de constancia y de mucho control físico y mental, así como la mayoría de las artes marciales, aunque en este caso particularmente las personas que se comiencen a interesar por el mundo de este arte marcial deben estar dispuestas a encontrar la armonía dentro de la lucha para la propia defensa, disponiéndose a infringir el menor daño posible.

Consejos para practicar Aikido.

Todo acerca del Aikido en

El Aikido es un deporte muy disciplinario, al igual que la mayoría de las artes marciales, por ello cualquier persona que se dedique a ello debe buscar las enseñanzas correctas y dejarse guiar por las enseñanzas que se cruzan en su camino, por ello es importante comenzar con unas básicas.

Nunca dejes de aprender.

Estar dispuesto a aprender es una de las claves principales, en si el Aikido es un arte marcial el cual te moldea como persona, te moldea para que se dé la mejor adaptación, esto será posible siempre y cuando haya predisposición a empaparse de las enseñanzas que te de tu maestro y las enseñanzas que vayas adquiriendo a raíz de cada combate en particular.

Seguridad.

Mostrar confianza y seguridad en uno mismo es elemental en las artes marciales, ya que esto permitirá a cualquier aprendiz enfrentarse en combate con dignidad, además de entregarse a un entrenamiento relajado y mucho más seguro.

Entre otras muchas cosas, la seguridad también aportará su granito de arena en casos cotidianos como por ejemplo las caídas al suelo, que son muy importantes en el Aikido, ya que, manejar estas situaciones con seguridad ayudará a desenvolver una caída mucho más precisa y segura.

La actitud.

La actitud es un elemento que afecta considerablemente al desarrollo del combate, esto quiere decir que, si desenvolvemos un juego con una actitud tensa o inapropiada para la situación, nunca podremos encontrar el buen camino que el Aikido intenta reflejar en sus combates, todo lo contrario, tu porte como partícipe del arte marcial decaerá por completo.

La actitud es vital, ya que, si nos mostramos abiertos a recibir los diferentes aprendizajes que nos ofrece este arte marcial, lograremos alcanzar un potencial máximo, por ende, conseguiremos un equilibrio mental y corporal de lo más placido y pacífico.

Ligereza.

En el momento en el que ya nos encontremos en pleno proceso de descubrimiento, debemos impregnarnos de ligereza. Será un factor vital para conseguir no cargar en exceso algunas extremidades como nuestras rodillas, esto se evitará sacando los impulsos desde nuestras caderas conjuntamente con nuestra propia elasticidad.

Ama lo que haces.

Es realmente fundamental que toda actividad que hagas sea por propio gusto y no por imposición, ya que si no podremos convertir un arte tan bello como el Aikido en una forma de torturarnos psicológicamente con algo que detestamos. Aunque siempre debemos recordar, a pesar de que a veces las cosas no agradan a primera vista, una vez le demos la oportunidad, nos podemos enamorar por completo de eso.

Esfuerzo y práctica.

Aunque tu guía maestro es de hecho la mejor manera de aclarar dudas, en Aikido, no solo necesitas memoria mental sino también memoria muscular, por lo que te darás cuenta de que, aunque hayas aprendido algo en clase, a veces es solo habilidad.

Técnicas del Aikido.

Todo acerca del Aikido en

La principal técnica en el Aikido es el agarre frontal, entre ellos tenemos los siguientes agarres:

  • Ryote Dori: es una técnica que consiste en agarrar las manos del oponente poniendo las tuyas sobre sus muñecas.
  • Ai Hammi Katate Dori: en este caso el agarre no se realiza por las dos manos, sino que agarramos la muñeca contraria del oponente, por ejemplo, si queremos agarrar su muñeca izquierda, nosotros haremos uso de nuestra mano derecha.
  • Rio Muna Dori: este agarre consiste en sujetar ambas solapas del kimono de nuestro contrincante, es una técnica bastante sencilla y muy utilizada en el Aikido.
  • Kata Dori: Este agarre es más el posicionamiento de nuestra mano de forma central a la altura del hombro del oponente.
  • Sode Dori: esta técnica se basa en agarrar al contrincante por debajo del codo utilizando una de nuestras manos.
  • Ryo Sode Dori: se basa principalmente en agarrar con ambas manos los codos del contrincante, a diferencia de la anterior, agarramos a nuestro contrincante de la zona central del codo y no por debajo.
  • Ryo Katadori: esta forma de agarre es semejante a Kata Dori, pero en este caso haremos uso de las dos manos.
  • Muna Dori: durante esta técnica agarraremos ambas solapas del kimono del oponente, pero haciendo uso únicamente de una sola mano.
  • Katate Riote Dori o Morote Dori: está técnica se la conoce por esos dos nombres, y consiste en el agarre de la muñeca del oponente haciendo uso de las dos manos.
  • Gyaku Hammi Katate Dori: durante este agarre, haremos uso de una sola mano para agarrar la mano del oponente, siempre la misma del mismo lado, por ejemplo, si haces uso de tu mano derecha, con esta técnica deberás agarrar la mano derecha del oponente.

A parte de los agarres frontales, también es importante conocer cómo hacerlos agarres por detrás, estos son algunos de ellos:

  • Ushiro Ryote Dori: en este caso, la técnica se realizará agarrando por las dos muñecas hacia atrás a nuestro oponente.
  • Ushiro Ryo Kata Dori: este agarre se realizará cogiendo por los hombros de espaldas a nuestro contrincante.
  • Ushiro Haga Ijime: una de las técnicas más utilizadas en los agarres por detrás de espalda, ya que es una manera ideal para inmovilizar a nuestro oponente, esta consiste en abrazar por el pecho desde la espalda a nuestro contrincante, dejándole sin posibilidad de moverse.
  • Ushiro Ryo Hiji Dori: esta técnica consiste en sujetar los codos del contrincante de espaldas.
  • Ushiro Eri Dori: es un agarre de lo más sencillo que se basa en agarrar el cuello del kimono del contrincante.
  • Ushiro Katate Dori Kubi Shime: esta forma de agarre es una de las más eficaces y se realiza cogiendo al contrincante de la muñeca a la vez que nuestro otro brazo rodea el cuello del oponente.

Además de los agarres, también están los golpes que son muy importantes de conocer:

  • Shomen Uchi: para esta técnica debemos tener la palma de la mano extensa y de forma vertical, posteriormente la levantaremos y la bajaremos rápidamente con el canto de la mano hacia el centro de la cabeza de nuestro oponente.
  • Gedan Tsuki: una de las zonas sensibles de nuestro cuerpo y que provocan rápidamente que nos encojamos es por debajo del estamos, pues bien, esta técnica hace uso de este factor mediante un golpe seco con el puño justamente por debajo del estómago del oponente, dejándole prácticamente sin posibilidad de respuesta inmediata.
  • Chudan Tsuki: otra vez haciendo uso del puño, proporcionaremos a nuestro oponente un golpe seco exactamente en el centro de su cuerpo, específicamente entre el pecho y el estómago.
  • Yokomen Uchi: este golpe es semejante al primero, pero en este caso nuestra mano ya no ira verticalmente si no que horizontalmente, propiciando un golpe seco con el canto de la mano.
  • Jodan Tsuki: parecido al típico puñetazo, pero en esta ocasión se dará de forma centrada al centro de la cara.

También podremos coordinar los agarres con los golpes, un método ideal:

  • Kata Dori Men Uchi: este método combina el agarre de uno de los hombros conjuntamente con el golpe seco con el canto de la mano de forma vertical.
  • Sode Dori Jodan Tsuki: esta combinación es del piño al centro de la cara junto al agarre de manga por el codo del oponente.
  • Muna Dori Men Uchi: en este ejercicio se combina un golpe en el canto de la mano en el centro de la cabeza con sujetar al oponente por la solapa del kimono, es relativamente parecida a la primera combinación de golpes y agarres, pero se diferencia por el tipo de agarro que se ejerce.

Principios del Aikido.

Todo acerca del Aikido en

El Aikido tiene cinco principios básicos que son:

Ikkyo.

Es el primer principio de todos, que se basa en el control del codo a la hora de empujar a nuestro adversario hacia la zona de la cabeza de forma circular.

Ninko.

El segundo principio, como ya leísteis anteriormente existe un movimiento conocido como Ikkyo, pues este principio se basa en este movimiento que trabaja sobre la articulación de la muñeca del contrincante además del codo y el hombro de forma simultánea.

Sankyo.

Este es el tercer principio, que se rige en el control del canto de la mano del contrincante y su movimiento espiral, es elemental ya que, gracias a él, evitaremos ciertos golpes.

Yonkyo.

Está en la escala cuatro de los principios del Aikido o también conocido como la aplicación del movimiento de sable, que trabaja sobre la parte interna del antebrazo de nuestro oponente, ejerciendo cierta presión con nuestro dedo.

Gokyo.

Por último, el quinto principio, que es específicamente aplicable al momento del ataque de cuchillo, es decir ejercer presión sobre la articulación de la muñeca, codo y hombro, pero aplicando un control distinto de la muñeca.

Reacción y respuesta.

Todo acerca del Aikido en

En el arte marcial del Aikido podemos encontrar dos variantes, la de reaccionar, que en si sería gestionar el ataque de un contrincante o actuar en un segundo plano una vez que el contrincante ha actuado primero, y responder ante una situación, que, aunque se parezca mucho a la anterior no son precisamente lo mismo, responder se trata de actuar en el momento preciso, por ejemplo en el momento en el que te ves involucrado en una situación indeseada o en la que exista la posibilidad de haber ataques.

Desde un punto de vista filosófico, el Aikido afirma que, si la relación con el todo es buena y eficaz, entonces esos elementos relacionados con el todo estarán acompañados de ella, además nosotros y nuestros contrincantes nos consideraremos parte de todo lo anteriormente dicho.

Si partimos de esta base, el hecho de responder es mucho mejor que por ejemplo se den los típicos casos de ataques protectores o contraataques, que este arte marcial lo ve como un factor moral denigrante e inaceptable. Pero claro, ante una situación como esta no es sencillo decidir cuándo actuar de una forma ética, por ello debemos tener un control sobre la percepción del momento idóneo para actuar muy claro, por decirlo así, tener la cabeza fría es elemental para manejar la situación de apuro.

Combinar el valor físico con el valor del alma no es tarea de lo más fácil y menos cuando en nuestro día a día se interpone tanta variedad de problemas y situaciones problemáticas, y más cuando la mayoría de ellas vienen acompañadas de personas desagradables y difíciles de manejar. Pero justamente por ello, el Aikido es un arte marcial honorable, porque no se deja llevar por las dificultades del día al día, sino que siempre mantiene la cordura frente a todas las situaciones buscando la mejor forma de actuar, sin crear un ambiente hostil y de victoria inminente y humillaciones, sino que a través de la humildad da una enseñanza de vida.

¿Cómo actuar?

Todo acerca del Aikido en

Cuando se dispone ante nosotros un conflicto, debemos tener claro que un principio que debemos tener si o si, es el de la no resistencia, ¿Qué quiere decir esto? Muy sencillo, en el Aikido debemos guiar y acompasar a nuestro adversario haciendo uso de nuestras facultades mentales acompañadas del discernimiento.

Por así decirlo, cuando se dan estos problemas una persona que practica el Aikido no buscará ser superior en fuerza a su adversario o contrincante con el fin de intimidar a esa persona, sino que a través de un estado calmado y exento de intimidación buscará atraer una situación en el que el adversario enfrente el mínimo de resistencia ante lo que el nosotros usemos las técnicas de Aikido.

Intentar ganar a partir de una fuerza incomparable puede llevar a severidad y agresividad en el adversario. En cualquier caso, cada aumento de la fuerza aplicada al atacante hará que su sistema nervioso responda y se adapte a él a medida que aumenta la resistencia, con el tiempo. Con el paso del tiempo, los conflictos irán apareciendo. poco a poco se irá resolviendo y peor.

La elección del Aikido se decanta por protegerse evitando ejercer intimidación en el primer momento y luego guiar la percepción y el cuerpo del atacante hasta que abandone las intenciones ofensivas.

El Aikido es terapéutico.

Todo acerca del Aikido en

Generalmente las personas tienen en mente que las artes marciales son deportes violentos y diseñados para infringir dolor al adversario y conseguir la victoria a base de golpes, aunque esto realmente son solo prejuicios, prejuicios que inundan a gran parte de la población, un hecho que no es de extrañar ya que muchas personas que se han instruido en este tipo de artes, han utilizado las estrategias de autodefensa de las artes marciales para usarlas en ocasiones poco honrosas que han acabado manchando el nombre de muchas artes marciales, incluyendo también el Aikido.

Desgraciadamente, la mayoría de las personas solo conocen la imagen de estos deportes a través de televisiones y películas japonesas que trasmiten la brutalidad, la violencia llevada al extremo y demás deficiencias que infringen mucho dolor a la palabra arte marcial. A pesar de ello, aquellos que conocen de verdad la esencia de todos estos tipos de deportes saben perfectamente que, aquello que se refleja en la ciencia ficción es nada más que eso, ciencia ficción.

El Aikido rompe el típico cliché que todo el mundo concibe sobre la autodefensa y la violencia, ya que ha encontrado la respuesta para todos aquellos que buscan la resolución de problemas a través de un medio pacifista y a la vez admiran el lado bueno de las artes marciales. El Aikido convierte a las personas que lo practican en guerreros de la paz, buscando la inocencia de la que una vez gozamos cuando éramos niños conjuntamente con la visión que queremos adoptar de nosotros mismo en un futuro.

Por tanto, todo lo dicho anteriormente se consigue al ser un deporte japonés que aborda el conflicto dejando atrás la búsqueda de la derrota del adversario, además de buscar siempre la indemnidad de todo el que participe en el combare, ya sea agresor o agredido.

Es un deporte que abandona cualquier tipo de intención agresiva. Es un hecho realmente sorprendente pensar que podemos obtener la paz dentro de un conflicto, pero el Aikido lo consigue, ya que literalmente no evita el conflicto, sino que lo usa como medio terapéutico para crecer a nivel personal y como una forma de consolidar la paz.

El Aikido es un arte que se originó en la casta de los samuráis, por lo que se investiga a partir de conflictos físicos, debido a sus métodos primitivos y pacíficos de manejo de conflictos, ha despertado el interés de las personas por diferentes áreas del mundo moderno. El Aikido es la consecuencia de transformar una serie de técnicas de guerra en arte físico y espiritual, y constituye una filosofía eficaz para resolver conflictos pacíficos. Esto también se debe a que el arte ha desarrollado potencialidades y recursos, siendo así que 99 de cada 100 personas desconocen el potencial y los recursos que tiene.

Su finalidad es controlar la situación de manera pacífica, por lo que se convirtió en parte del Programa de Capacitación de la Policía Antidisturbios de Tokio y de numerosos programas de manejo agresivo y contra la rabia.

Hoy en día, las nociones e ideas del Aikido se han aplicado a todas las áreas de las acciones de las personas donde puede darse la ocasión de un conflicto, ya sean conflictos entre sujetos, grupos, organizaciones internas o problemas relacionados con el proceso de cambio. Incluso en el conflicto entre lo viejo y lo nuevo.

El Aikido da la posibilidad a los deportistas que hay hoy en día, una manera de combinar el pacifismo y la práctica militar de la antigüedad. Esta práctica pacífica se enfrenta a cualquier forma de conflicto diario (como el conflicto entre personas civilizadas y organizaciones desarrolladas modernas). Creando un mundo de pensamiento y cualidad beneficiosa, que ya no se resuelve mediante la oposición física directa.

¿Resistir o ceder?

Todo acerca del Aikido en

Una pregunta que muchos se hacen, ya que si no ejerzo violencias ¿Tengo que ceder? Pues no la verdad, se puede resistir e incluso ganar un combate de la forma más pacifica posible, haciendo uso del Aikido. Este arte marcial tiene claro que el problema persiste hasta que el sujeto olvida su instinto o deseo de hacer daño o incluso llegando a desear asesinar al contrincante, por ello, siempre busca sustituir el instinto agresivo por un estado mental diferente, pudiendo ser incluso asombro u otros muchos estados diferentes. Si llevamos a nuestro oponente por un camino distinto, evadiendo la violencia y todo lo que ella acarrea, se podrá resolver el problema de forma agradable.

Por ello todo gesto o ejercicio que una persona lleve a cabo a través del Aikido debe estar exento de miedo o agresividad, y por supuesto de dolor, ya que esto en vez de enmendar al contrincante lo ahogará en un sentimiento de rabia y una sed de venganza irrevocable. Prácticamente deberemos de conseguir guiar a nuestro adversario por el mejor camino, evadiendo el dolor.

Físicamente hablando, “resistencia” se refiere a un segmento típico de las películas de artes marciales orientales, o al segmento que se ve en el boxeo cuando dejas de golpear. Interceptar con él para interceptar lo que está siendo atacado, detenerlo de manera rígida y tensa, y tratar de convertir esta defensa activa en un ataque real, que destruirá al agresor y lo asustará y lo hará sufrir. Queda incapacitado y destruye su habilidad ofensiva.

Aunque realmente estas reacciones generan un aumento del conflicto y liberan una escalada de violencia, con consecuencias impredecibles y catastróficas para todos. En Aikido, a pesar de que, si hay ganadores y perdedores, realmente solo se cuenta con dos perdedores, ya que la única victoria real es la victoria contra los demonios que a cada uno nos persiguen dentro de nosotros, es decir, algunas carencias como las debilidades, limitaciones, falta de claridad, conciencia y coraje.

Al igual, que ceder tampoco es una opción dentro de este arte marcial, ya que el Aikido no busca doblegarse a la voluntad del oponente. Debido a que el conflicto es inevitable en el día a día, hay que buscar adoptar una actitud constructiva, imaginativa y firme hacia el conflicto. La evasión y evitación de ataques solo retrasará el estallido de conflictos, solo los transferirá en el tiempo, el espacio o el pensamiento, pero no los resolverá. Permitirse sucumbir al ataque y ofrecer otra mejilla solo intensificará el deseo de violencia del atacante. En los humanos, la lucha del enemigo no se ha detenido durante cientos de miles de años. Ni la víctima ni el verdugo tienen manos.

Curiosidades sobre el Aikido.

Todo acerca del Aikido en

Existen muchas curiosidades que rodean al mundo de este arte marcial, pero entre ellas podemos encontrar:

  • Para practicar Aikido, los estudiantes usan keikogi. Este es un traje de entrenamiento blanco que se puede usar en muchas otras artes marciales japonesas, como el karate o el judo. Keikogi consta de una chaqueta, pantalones y como último un complemento característico de la mayoría de las artes marciales, el cinturón conocido también como Obi, que se ata alrededor de la cintura de la chaquetilla típica. Los practicantes con mayor experiencia en el mundillo del Aikido usan cinturones negros además usan hakama, que son los típicos pantalones acampanados, como los que usan los samuráis.
  • En este arte marcial, se utilizan principalmente técnicas fijas, apalancamiento y técnicas de defensa de asalto. Muchas operaciones se realizan con “attemi” (golpes) para hacer perder el equilibrio al supuesto oponente. Estos golpes pueden ir escoltados por diferentes acciones, que pueden evadir el ataque del oponente y entrar en su centro para dejarlo sin capacidad de mantener el equilibrio. También es posible ejercer las destrezas con armas tradicionales y acabarán preparados para aprender a caer correctamente sin hacerse el mínimo daño.

Para ser precisos, dado que hay muchas desplomes y proyecciones en las técnicas de Aikido, siempre se entrenan en tatami, que es una especie de piso acolchado que se usa para permitir que los estudiantes practiquen sin lastimarse.

  • En este arte marcial, no existe la posibilidad de participar en tornes porque va en contra de los principios básicos morales que representa el Aikido. Sin embargo, las organizaciones y los dojos suelen abrir seminarios o demostraciones al público, con la participación de uno o más órganos sensoriales invitados para enseñar diferentes técnicas. Estos cursos son grandes oportunidades para hacer más conocidas las artes marciales como el Aikido, y proporcionar a los profesionales experiencia en la formación en diferentes entornos.
  • Como la mayoría de las artes marciales japonesas, Aikido usa el sistema de puntuación KyÅ« para hacer una diferencia entre el nivel de los aprendices.

Conclusión.

Todo acerca del Aikido en

Las artes marciales han estado muy mal vistas a lo largo de la historia, cosa que no es de extrañar ya que se ha difamado mucho a lo largo de los años gracias a películas o personas que hacen mal uso de ellas, pero el Aikido, se diferencia por completo del resto de disciplinas partiendo del hecho que siempre busca lo moral y lo correcto, sin buscar su beneficio, sino que siempre busca el bienestar físico de ambas personas entre las que se puede llegar a dar un conflicto.

El Aikido realmente es un arte marcial que busca la paz y la armonía de una manera coherente y razonable. Definitivamente es un deporte para todos los públicos que trasmite buenos valores y una seguridad real para aquello que lo practican, además es ideal para comenzar independientemente de la edad a aprender un nuevo deporte de lo más diferente.