MEXICO AIKIDO, limpieza del dojo y el tatami, evitando la influenza y otras enfermedades.

Por Fernando Román

El domingo 10 de mayo de 2009 día de las madres en México y otros países, nuestra familia conformada por mi esposa la sensei Rocío Agüero, dos pequeños hijos y yo, salimos a desayunar para festejar, en el restaurante al que acudimos pude observar que efectivamente estaban llevando a cabo las reglas y medidas  de higiene recomendadas por nuestro gobierno para erradicar la epidemia influenza A H1 N1 que recién ha atacado a México y algunos otros países.

Después de más de 17 días en que México se paralizó por esta enfermedad y a un día en que comenzaron  las clases a todos los niveles, por lo menos en la Ciudad de México, pude experimentar en carne propia todo el  movimiento generado que los medios de difusión como  televisión, radio, internet y otros, se encargaron de divulgar. Fui testigo de cómo la gente estuvo participando en no solo la limpieza y desinfección de las áreas donde trabaja, estudia o se divierte, sino también  de los utensilios, herramientas y  otros objetos que inevitablemente la gente tiene que tocar o agarrar para obtener los diferentes servicios que necesita. Vi cómo los mexicanos estamos uniéndonos para ayudarnos a lograr un objetivo que para mí es muy claro y que se puede resumir en tres sencillas palabras; limpieza consciente y diaria.

Así entonces los mexicanos seguimos trabajando entre todos para pasar por la dura prueba que nos está dando este nuevo tipo de virus. Estamos reeducándonos y aprendiendo a dar un mejor sentido a la limpieza de nuestros espacios sin precedentes.  Con cierta tristeza pero a la vez algo esperanzado por los resultados y sea o no verdad todo esta enfermedad, ya que mucha gente duda de su existencia, veo cómo sólo por el miedo infundado sobre un aviso tan fuerte que implica la vida o la muerte, estamos siendo capaces de entender la importancia de la limpieza en nuestro diario vivir.

En Aikido existe Misogui (purificación), su fundador Morihei Ueshiba insistía mucho en este concepto para alcanzar el verdadero objetivo de su arte, la purificación del ser humano en cuerpo, mente y espíritu. Se sabe que él era muy estricto en lo que se refiere a la limpieza en general. En su dojo  los uchi deshi (alumnos internos) que vivían con él, nos dicen que la sensibilidad de Morihei Ueshiba rayaba en lo increíble y nos cuentan de la rigurosidad con que debían limpiar el dojo una y otra vez, de cómo debían mantener todo más que limpio, pulcro.

En cada País donde ha llegado el aikido los instructores en sus dojo tratan de cumplir en lo posible con este importante punto, enseñan a sus alumnos como limpiar el tatami, cómo mantener libres de polvo y cualquier suciedad  todos los lugares del dojo, en pocas palabras como hacer para que la limpieza cubra el sentido de purificación que deseaba O´Sensei  y que sea parte de la práctica diaria en el desarrollo del aikido. Se habla de ionizar los espacios y de mantener el ambiente adecuado y de acuerdo con el objetivo del aikido. El aikido entonces con todas las actividades que conlleva, se puede decir que es un acto de purificación constante que impulsa al ser humano a limpiarse y quitar las escorias que no le permiten un real desarrollo.

En México Aikido hace 4 años que contamos con el programa de uchi deshi (alumnos internos), y en diciembre del 2008 con la idea de renovar a este programa, propuse a nuestros alumnos y a mi esposa la sensei Rocío,  la construcción de 3 cuartos en nuestro dojo principal y con muchos esfuerzos al terminar en enero de  2009, logramos comenzar el año recibiendo a nuevos miembros uchi deshi dentro de estos cuartos y  pudimos ofrecerles también una cocineta completamente equipada donde ellos preparan sus alimentos.

Con el objetivo de verificar que los uchi deshi entiendan cómo deben hacer las cosas y cuidar de su desarrollo, yo mismo me quedo algunas noches en el dojo. Me levanto muy temprano junto con  ellos y después de limpiar el tatami para comenzar a las 5:30 la primera clase de la mañana y de hacer hajime masho rei, (saludo para comienzo de la práctica), tomamos cada uno un vaso de agua tibia y natural, con el objeto de limpiarnos internamente y en señal de purificación antes de comenzar.

Esta posición de guía no sólo de la práctica de aikido, sino de las actividades que deben existir en torno la misma, estoy sintiendo que me está haciendo entender un poco mas y de alguna manera las ideas de O´Sensei en cuanto a la limpieza y otros objetivos, y el porqué de sus exigencias. He tenido que ser cada vez más estricto, me ha causado dolores de cabeza el que los uchi deshi en turno entiendan correctamente y la verdad con estas medidas de limpieza que el mismo gobierno mexicano ha impuesto debido a esta enfermedad de la influenza, sin querer han favorecido mis explicaciones.

Quiero aclarar que actualmente México Aikido es un dojo tradicional, nuestro dojo existe para el aikido y aunque a veces tenemos cursos u otras actividades, todas se relacionan con el aikido como la actividad principal. No es un lugar donde existan otras actividades en forma normal que casi no tienen relación con el camino de O´Sensei, como son tantos lugares que existen en México que en vez de dojo son más bien gimnasios o escuelas que ofrecen un gran número de disciplinas además del aikido, como pueden ser ejercicios aeróbicos, danza, tae kwon do, jazz u otros. Debo confesar que alguna vez también nosotros intentamos esto, pero nunca fue posible equiparar los pensamientos e ideas del aikido con estas actividades, sobre todo precisamente cuando se trataba de respetar los tiempos,  áreas o actividades de limpieza. Así que ahora puedo decir que habiendo pasado por todo esto, México Aikido ha llegado a la madurez y cuenta con todas las actividades de un dojo tradicional de aikido, incluyendo el programa de uchi deshi que ya he mencionado y  el cual, he entendido con el tiempo que es posible sólo si el maestro líder del dojo se compromete en cuerpo y alma con sus alumnos y cuida a la vez  del dojo como un segundo hogar, creando no solo practicantes de aikido, sino discípulos.

Las medidas de limpieza, desinfección y purificación de las áreas que pretende nuestro gobierno sean permanentes en cada uno de los sitios donde trabajamos o vivimos, han sido por muchos años uno de los grandes objetivos en nuestro dojo en México Aikido y no puedo dejar de aprovechar para relacionar las mismas con las que tenemos nosotros y que solicitamos se cumplan por todos nuestros alumnos. Lo cual pienso que no sólo puede evitar la influenza humana y muchas otras enfermedades, sino que ayuda mucho para entrar en sintonía con el espíritu de O´Sensei creador del aikido y el ideal como Budo de purificación y limpieza que busca acercar al ser humano y en alguna medida, al auto perfeccionamiento.

De la forma anterior aprovecho como dije para invitar a todos nuestros alumnos y también a todos aquellos practicantes de aikido alumnos y maestros que piensen que pueden ajustar  las siguientes reglas para  aplicarlas en sus dojos. Así también si quieren aplicar nuestras medidas de seguridad en cuanto a la limpieza personal motivadas por la enfermedad de influenza.

MEXICO AIKIDO, REGLAS DE LIMPIEZA PARA EL ÁREA DE PRÁCTICA TATAMI:

EN ESTE DOJO SE LIMPIA EL TATAMI (área de práctica), ANTES Y DESPUÉS DE CADA CLASE, LOS ALUMNOS ESTÁN OBLIGADOS A PARTICIPAR EN ESTA LIMPIEZA COMO PARTE DE SU APRENDIZAJE Y DESARROLLO EN AIKIDO.

  1. Cámbiate rápidamente sin perder el tiempo PLATICANDO con tus compañeros o haciendo cualquier otra cosa que no sea la preparación para tu persona o de las actividades previas a la práctica, como es la limpieza del tatami.

  2. El tatami se debe limpiar con trapos previamente humedecidos en una cubeta con agua y con limpiador biodegradable. Si no sabes cómo limpiarlo, observa o pregunta a tus compañeros de mayor grado Zempai, o a los uchi deshi en turno.  El tatami se limpia haciendo movimientos en 8 y comenzando de izquierda a derecha. Es importante hacerlo al mismo tiempo y ritmo, pronunciando las sílabas hei a la izquierda y ho a la derecha. Párate con las piernas abiertas frente al trapo extendido con el que vas a limpiar y colocando las palmas en el mismo con las manos completamente abiertas. Retrocede entonces  con las piernas flexionadas paso a paso y junto con tus compañeros formando una sola línea de movimiento, llevando un mismo ritmo y haciendo una fuerte presión hacia el piso para limpiar verdaderamente. No despegues las palmas del piso en ningún momento y mantén la misma presión desde el principio hasta el fin. Recuerda que depende de cómo lo hagas y del ánimo que pongas en esta actividad, el resultado de limpieza y sentido de purificación tanto para tu espíritu como para el dojo en general.

  3. Como parte de la limpieza inicial, los alumnos de mayor grado o zempai, son los responsables de limpiar o sacudir el Kamiza o Shomen del dojo. Debe existir un sacudidor para limpiar el polvo acumulado y trapos limpios para los kake o (porta armas), así como superficies lisas que se encuentren en el kamiza (frente del dojo), los cuales deben estar impregnados de aceite de linaza previamente cocido.

  4. Al terminar de limpiar el tatami, si no existen uchi deshi, los alumnos normales deben participar por turnos, (los cuales determinan los zempai), en el lavado de los trapos que se usaron para limpiar. Por favor asegúrate de conocer dónde y cómo hacerlo correctamente con uno de los zempai o uchi deshi en turno.

  5. Cada dos meses se realiza un SAMU DOJO,  (limpieza exhaustiva del Dojo y el tatami en general), tallándolo con escobas, agua, desinfectante y jabón.  Te invitamos y agradecemos por colaborar trayendo utensilios y consumibles necesarios para la limpieza general del dojo y de los vestidores, sólo por favor averigua antes el tipo de material y/o consumibles que se deben utilizar.

  6. Cuando llegue a suceder que manches el tatami de alguna forma, por ejemplo con sangre o algún otro líquido, asegúrate de limpiar de inmediato. Detén tu práctica y pide incluso a tu compañero en turno si puede ayudarte para limpiar más rápido y poder reanudar así tu práctica.

  7. No debes entrar a practicar ni pisar el tatami con ningún tipo de zapatos, con los pies sucios o con las uñas de pies o manos largas.

  8. Cuando por alguna razón llegues tarde a la práctica y no te haya sido posible participar en la limpieza previa, recuerda que deberás quedarte después de la clase para ayudar en la limpieza final o en aquellas actividades de limpieza o reacomodo posterior a la práctica. Se considera una falta grave el no participar en las actividades de limpieza y purificación del dojo y por tanto, si se te permite entrar a la sesión una vez comenzada la misma, también se espera de ti que remiendes tu falta al final de la clase, ya que es la única oportunidad que tienes para hacerlo.

Por favor recuerda que aquí estoy tocando sólo algunas medidas de limpieza para el dojo y que realmente el misogui del que hablaba el fundador del aikido, incluía además abducciones en agua fría o recibiendo sobre todo el cuerpo principiando en la cabeza, el agua de una pequeña cascada, lo cual se dice templaba el coraje, tranquilizaba la mente y unía cuerpo, mente y espíritu y O´Sensei en muchas ocasiones incluso recitaba mantras al tiempo que realizaba esta actividad.  Esto no es fácil realizarlo pues tendríamos que tener nuestro dojo construido cerca de un lugar donde existan ciertas características, pero se puede suplir de alguna forma, aunque por supuesto que no tendría el mismo efecto, si te duchas con agua fría antes o después de una práctica de aikido en el dojo.

Esperando que este escrito ayude aunque sea un poco al desarrollo y mejor entendimiento del real objetivo del aikido y la relación que tiene con la limpieza y purificación del ser humano, invito a todos los practicantes que siguen las enseñanzas de O´Sensei Morihei Ueshiba, a investigar más en el tema, estoy seguro que encontrarán mucho más de lo que este breve escrito pudiera haber servido. Como se dice en aikido, el maestro solo es una guía y te puede dar sólo un pequeño porcentaje de la enseñanza, tú eres quien debe ahondar en el estudio, práctica y desarrollo del Budo.

Para terminar y como dije, les invito también a leer y aplicar nuestras medidas de seguridad en cuanto a la limpieza personal para cada práctica de aikido motivadas por la enfermedad de la influenza: